PECADO EN LAS VEGAS.

Ubicada en mitad del desierto y popularmente conocida por su lujuria y su extravagancia, la ciudad capital del estado de Nevada, Las Vegas, es el epicentro de una vida pecaminosamente entretenida. Los Casinos, shows, y fiestas son algunas de las cosas por la cual es conocida y aunque “lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas” esta vez es la excepción. 

La expansión y crecimiento de la ciudad del pecado dió inicio en 1931 con la legalización del juego, lo que conllevó a masivas construcciones de hoteles con casinos. El enorme auge de los casino trajo consigo grandes cantidades de alcohol, drogas, derroche de mucho dinero y prostitucion. El estado de Nevada tiene legalizada la prostitucion en ciudades con menos de 50.000 habitantes, por ello los prostíbulos están alrededor de Las Vegas. Más tarde se incorporaría la industria musical, teatral y el circo, dándole el toque de entretenimiento por el cual la conocemos hoy en día.

Por si no sabias, Las Vegas es el destino número uno para despedida de solteras/os y cumpleaños número 21, pero sin ninguno de estos dos motivos mis amigas y yo con expectativas altas, planeamos el viaje, alistamos maletas y nos fuimos. Conducimos durante ocho horas desde el área de la bahía en California, atravesando el valle de la muerte, hasta llegar a la “ciudad del pecado”.  

Seven Magic Mountain.
t/sdcard/DCIM/100GOPRO/GOPR2199
Seven Magic Maountain

Nuestra primera parada fue justo antes de entrar a la ciudad en un monumento llamado “seven magic mountain”, Siete montañas de colores en mitad del desierto, diferentes, raras, abstractas y un llamativo punto de interés. Esta producción artística creada por el artista suizo Ugo Rondinone, consta de siete hileras de roca pintadas de color neon, las cuales tienen entre siete y nueve metros de alturas. Según un artículo en la revista Harper ‘s Bazaar, la obra “rompe con la monotonía del desierto” y “los instagramers adoran el arcoiris de piedra que deslumbra en medio del desierto.”

El monumento está ubicado a un costado de la interestatal 15 a 30 minutos del centro de Las Vegas. La escultura estaba prevista para ser exhibida por dos años, pero el éxito de la misma alargó el plazo. El lugar cuenta con un pequeño parqueadero y para llegar a las montañas se debe caminar un poco. Como la mayoría de lugares en Estados Unidos,  es masivamente visitado, un promedio de 1.000 visitantes por día, de allí que es difícil conseguir una fotografía sin público. Sin embargo, lo más chistoso en esta parada es que al estar en mitad del desierto es inevitable no salir lleno de polvo y con el cabello tieso. 

Después de nuestra parada y un montón de fotos, nos dirigimos hacia el hotel. A medida que nos acercabamos, la altura de los edificios aumentaba y el tráfico fluía con intensidad. Descargamos maletas, descansamos y nos alistamos para conocer. La noche estaba cálida y joven y teníamos el mundo entero al alcance de nuestros pies.

Nuestra segunda parada fue “Fremont Street”, la cual estaba a unos pasos del hotel. Fremont street es la segunda calle más emblemática de Las Vegas. Fue la primera calle pavimentada (1925) y donde se establecieron famosos casinos.  La experiencia Fremont, como es llamada, es una calle peatonal que ocupa cinco cuadras y está construida tipo bóveda de cañón. A parte de los casinos, tiendas, restaurantes y actividades, el espectáculo principal es el show de luces, viva vision light show. El show es presentado en pantallas ubicadas en el techo de las bóvedas, un espectáculo que absolutamente nadie se puede perder. 

Sabías que los casinos en Las Vegas no tienen ni ventanas, ni reloj  para hacer perder a los jugadores la noción del tiempo. Así fue como a la una de la  mañana y como por arte de magia, viajando en el tiempo y el espacio fuimos a parar a la capital de la moda: París. El casino inspirado en la capital francesa, es una maravilla. Estos hoteles son tan enormes que ir del parqueadero hasta tu habitación puede tomar cerca de 30 minutos y a veces hasta un poco más. Ingresar por la recepción tampoco disminuye tu tiempo, ya que para llegar hasta los ascensores tienes que atravesar todo el  casino y escuchar a las máquinas tragamonedas llamarte, prometiendo que un golpe de suerte puede hacerte millonario. 

Caminar por dentro de París, el hotel, casino y también centro comercial, se asemeja mucho al verdadero París. Por supuesto no da la impresión completa, pero nada que un buen ángulo, iluminación y una buena pose no puedan mejorar. Los envidiosos se morderán el codo y dirán que no fuiste a París por una noche. Un cielo azul lleno de nubes te acompaña durante todo el recorrido y avanzas entre restaurantes y tiendas muy parisinas. Sin embargo, lo mejor está afuera, donde se levantan los monumentos más emblemáticos de la ciudad alrededor del edificio. La torre Eiffel, el Arco del Triunfo, la Plaza de la Concordia, la ópera Garnier, el museo del Louvre y un letrero en forma del globo Montgolfier. Es un espectáculo, una réplica exacta, todo tan junto, tan pequeño en comparación a los originales, pero sin lugar a duda muy asombroso.

La calle más famosa de la ciudad es llamada El Strip de Las Vegas, y es aquí donde están ubicados los más grandes y famosos casinos y hoteles. El tráfico vehicular es de locos y el peatonal es mucho peor. Los casinos están ubicados a lo largo de la calle y cada uno ofrece una experiencia distinta. Todo es tan gigante y exagerado que es abrumador, la cantidad de gente, los vasos donde te sirven los cócteles, los edificios, los casinos. Pero al mismo tiempo todo es tan caóticamente lindo que no te importa caminar como loca bajo 40 grados de temperatura mientras entras y sales de casinos, solo por ir y darle la vuelta al mundo en 12 horas.

Aunque suene loco es verdad, recorres el mundo y hasta viajas en el tiempo en un momentico. Puedes ir al antiguo Egipto en el Luxor Hotel, o a la Edad Media en el Excalibur. Si te apetece, puedes jugar Blackjack con magnates en el place du casino en la ciudad de Montecarlo, Mónaco, o en El Bellagio con mafiosos italianos. Qué tal visitar Atenas bajo el gobierno del imperio romano (Caesar Palace), o pasear en góndolas en Venecia, The Venetian, mientras te desplazas por los canales de agua extremadamente limpia y observas a un señor con un acordeón cantando boleros italianos. 

Si nada de esto te llama la atención, también te puedes ir a un carnaval, a una isla pirata, una villa europea, Hollywood, Marruecos, China, Las Polinesias, al circo, o hasta la ciudad de San Francisco en 1890. Y si lo tuyo es lo extremo, al final de la calle, encontramos la Estratosfera, el edificio más alto de la ciudad con 350  metros de altura y atracciones extremas en la cima. 

Para los gustos, los colores. Tienes un amplio número de casinos de donde elegir, y las bebidas en los casinos son gratis. Si no encuentras donde dormir, es mentira, Las Vegas cuenta con un total de 124.270 habitaciones de hotel con un precio promedio de 66 dólares la noche. Lo tuyo no son los casino? Bueno, tiene obras de teatros, musicales, stand de comedia, conciertos, paseos en helicópteros, museos, el gran cañon a cuatro horas. 

¿Te quieres casar? Por 299 dólares lo puedes hacer al estilo Elvis Presley y puedes ser parte de las 315 bodas diarias en la ciudad de Las Vegas y si luego te arrepientes, ya tienen divorcios express. Fiestas en piscinas, limosinas, buses, discotecas con Djs famosisimos y si al dia siguiente no puedes con el guayabo, cariño, no te preocupes. En Hangover Heaven Clinic con 130 dólares y 45 minutos de tu tiempo te dejan como nuevo y puedes seguir ingiriendo alcohol a la loca. 

Sabías que un turista en la ciudad de Las Vegas pasa en promedio cuatro horas al día jugando y gasta al menos 559 dólares en su viaje (solo en los casinos). A diferencia del turista promedio, yo pasé 20 minutos al día jugando y gasté al menos 30 dólares en mi viaje. Con ayuda de nuestra amiga Julieth, quien entusiasmada comenzó a probar suerte desde que llegamos, nos aventuramos a apostar algunos dólares y salimos perdiendo todo como es probable que pase. Sin embargo, Julieth sí alcanzó a ganar algunos dólares de más

No vamos a mentirnos, hay mucho entretenimiento y fiestas, pero lo que realmente mueve exorbitante sumas de dinero aquí son los casinos y además de eso, su infraestructura es totalmente llamativa y hermosa. Mi top tres de los casinos más bonitos en Las Vegas es: número 3 New York-New York, Numero 2  Paris y como mi favorito The Venetian, inspirado en Venecia, Italia. Todos tres son un espectáculo de luces, infraestructura, fachada de maravilla, colores y  contrastes.

Sin  embargo, el Venetian es el casino más grande del mundo y esto permitió poner la imaginación a volar a cuánto arquitecto, ingeniero, inversionista y todo el que hizo parte de este proyecto. El hotel cuenta con 7117 habitaciones; El centro comercial, ubicado en la  parte inferior, tiene canales donde se puede pasear en góndolas alrededor del centro comercial; tiene cuatro teatros y el diseño exterior e interior tiene réplicas del Palazzo Ducale, Piazza San Marco, Piazzeta di San Marco, la columna del león de Venecia y San Teodoro, la capilla de San Marco y el puente de Rialto. Es una cosa asombrosa. 

Por último pero no menos importante y un must de cada turista que viaja a las Vegas es el Bellagio Hotel & Casino, ya que cuenta con una de las atracciones más estupendas de la ciudad. Un lago artificial de ocho acres donde se ubican Las Fuentes del Bellagio. Un espectáculo único en el mundo, que combina chorros de agua y luces bailando al son de música contemporánea, melodías clásicas, pop, ópera, éxitos de broadway, la variabilidad es infinita. El show se puede apreciar cada media hora por la tarde y cada quince minutos durante la noche.

Después de caminar y viajar por el tiempo y en el espacio por cuanto casino, nuestras piernas nos permitieron, tomar muchísimas fotos, subir a la estratosfera a ver la ciudad desde 350 metros de altura, comer comida colombiana, ganarnos una multa por parquear en el lugar incorrecto y hacer nuestra última parada en una gigantesca tienda de souvenirs, dejamos atrás Las Vegas. Con la esperanza de algún día volver y celebrar la despedida de soltera de alguna de las cuatro al estilo de las Vegas.

Publicado por MariaMargaritaAlvaram

Hola, soy Margui. Tengo 22 años y soy de Colombia. Mi vida ha estado llena de aventuras ultimamente y espero que te diviertas leyendolas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: